Posteado por: grupoacoop | 24 agosto 2010

Bibliografía Aprendizaje Cooperativo: recensiones, comentarios, invitación a la lectura.

- Aprendizaje cooperativo. Una metodología con futuro. Principios y aplicaciones. Paloma Gavilán, Ramón Alario. Editorial CCS. 2010.

(En este libro se trata al final la aplicación del Aprendizaje Cooperativo en el área de matemáticas)

Este último libro, que ya Luis me lo anunció por el mes de mayo pasado, es una ambiciosa presentación del Aprendizaje Cooperativo, pero, a la vez, sencilla, asequible de formato y práctica. Digo ambiciosa porque intenta abarcar todo lo que se puede exponer para presentar con coherencia y amplitud un movimiento pedagógico actual.

Se divide en cuatro Partes:

Primera Parte: La Escuela hoy. Es la motivación general para entrar en el aprendizaje cooperativo. La motivación no es tan concreta como en Pujolás (la escuela inclusiva), o como Prieto Navarro (una nueva didáctica frente a la tradicional), sino que mira el problema más globalmente: estamos en una época de cambio que afecta tanto a la sociedad, a la educación y a la escuela, y cada uno de estos ámbitos busca caminos para salir de la crisis. Un buen camino en la educación y en la escuela es el Aprendizaje Cooperativo.

Segunda Parte: Aprendizaje Cooperativo: su fundamentación. Aquí tenemos una exposición de la epistemología del aprendizaje cooperativo. Esta estrategia didáctica no es una simple técnica, es toda una orientación pedagógica que valora al individuo en el grupo desarrollando valores como la libertad, la colaboración y la integración. Y es una orientación pedagógica sustentada en la psicología social. Como cosa curiosa es interesante ver el último capítulo (7) de esta parte, el apartado 2, describe la distribución geográfica actual de la implantación de esta estrategia educativa: Estados Unidos, Canadá, Israel, Alemania y Francia, y al final, Gran Bretaña, Noruega, Turquía, Hong Kong, Hungría y España.

Tercera Parte: Aprendizaje Cooperativo: la teoría. Esta parte es la clásica presentación del Aprendizaje Cooperativo, la teoría, lo que todos los demás libros abordan, casi con los mismos apartados, pero en este caso voy a subrayar un capítulo, porque con su lectura atenta y con unas cuantas estructuras cooperativas sacadas de este blog podemos poner en práctica esta estrategia en nuestra actividad docente. Es el capítulo 11, en el que explica en ocho pasos cómo llevar a la práctica el aprendizaje cooperativo:

  1. El tamaño de los grupos.
  2. La formación de los grupos.
  3. La distribución de los grupos en el aula.
  4. El control de la efectividad de los grupos.
  5. Los objetivos de cada lección.
  6. El planteamiento de cada tarea. (y las estructuras cooperativas que se van a aplicar)
  7. Las intervenciones del profesor.
  8. La evaluación del aprendizaje y la revisión del funcionamiento de los grupos.

Cuarta Parte: Aprendizaje Cooperativo: la práctica. Por último, después de describir y evaluar las diversas metodologías de aprendizaje cooperativo, dedica los capítulos 17 y 18 a presentar la aplicación del aprendizaje cooperativo en matemáticas, sobre todo el capítulo 18 que trata del método cooperativo “grupos base y grupos de trabajo”, con esquemas y pautas para poderlo llevar a cabo.

- El aprendizaje Cooperativo. Leonor Prieto Navarro. PPC. 2007.

Este es otro libro práctico para introducirse en el aprendizaje cooperativo. Y digo práctico porque contiene numerosas sugerencias, técnicas, esquemas, cuadros, reflexiones concretas, y aplicaciones que invitan a sumergirnos en esta estrategia educativa.

Dedica los tres primeros capítulos a motivar la aplicación del aprendizaje cooperativo. Primero, desde  un punto de vista ético, comparando dos actitudes ante la vida: competir o cooperar, después desde un punto de vista didáctico, afirmando que el nuevo paradigma educativo propone una enseñanza centrada en el alumno, no tanto en el profesor, como ocurría en la enseñanza tradicional, y por último,  desde un punto de vista psicosocial: no es lo mismo enseñar a trabajar en grupo, que lo hemos hecho todos en nuestra vida, que trabajar en grupo cooperativo, que tiene una mayor trascendencia e implicacióon por parte de los alumnos. Destaco de este tercer capítulo las  resistencias de los profesores a aplicar el aprendizaje cooperativo:

- La creencia acerca de que el trabajo individual es el modo más natural de aprender.

- La resistencia a asumir responsabilidades de otros, tanto el profesor como los alumnos.

- La incertidumbre acerca de cómo lograr que los grupos funcionen adecuadamente.

- El miedo a no saber utiliziar los grupos cooperativamente para mejorar la enseñanza y el aprendizaje.

- La preocupación por el tiempo y el esfuerzo que son necesarios para el cambio, de nuestra metodología standard-tradiccional al aprendizaje cooperativo.

Los capítulos 4 y 5 son prácticos y están enunciados de modo práctico: Cómo potenciar el aprendizaje a través de las actividades cooperativas, proponiendo hasta nueve técnicas distintas para trabajar en clase cooperativamente, y Cómo dar y recibir una ayuda eficaz dentro de los grupos cooperativos.

El capítulo 6 se centra en el rol del profesor, dando cuatro tareas fundamentales a su papel en clase:

-Toma decisiones previas a la enseñanza en el aula (objetivos, creación de grupos, distribución de alumnos en los grupos…)

- Estructura la tarea y la interdependencia positiva (Explica claramente la tarea, las normas de clase, los criterios de evaluación, organiza estruccturas cooperativas para desarrollar la tarea…)

- Interviene y controla el proceso (“no se sienta a leer el periódico mientras los alumnos trabajan en grupo“) (responde a preguntas, dudas o inseguridades, anima en el trabajo, orienta la tarea, controla y encauza a los alumnos que no entran en la dinámica…)

- Evalúa el aprendizaje y la interacción grupal.

El capítulo siete se centra en la evaluación, del profesor a los alumnos, de los alumnos entre sí y la autoevaluaciión de cada alumno. Parte de 8 prejuicios de los profesores acerca de la evaluación, para luego incidir en que hay que evaluar el proceso de aprendizaje y el producto del mismo en el aprendizaje cooperativo, y dessde los tres niveles (profesor, grupo, individuo). Es interesante el cuadro de la página 81 donde propone Cómo utilizar los grupos cooperativos para preparar una prueba de evaluación y aprender junto a otros a partir de los resultados. Y me detengo en esta página porque los profesores que estamos en Bachillerato estamos más determinados por la nota (en concreto la Selectividad), y una evaluación tan compleja y participativa  nos suele producir temor e inseguridad a la hora de dar una nota al alumno, nota que tendrá una gran importancia para su futuro universitario y profesional. Tal vez la página nos oriente para aprernder a plicar el aprendizaje cooperativo, y su evaluación en el Bachillerato. A lo largo del capítulo hay propuestoas de proporción o peso del trabajo en grupo, el proceso, el resultado final etc. en la nota final, y test apropiados a cada tipo de evaluación.

El capítulo 8 expone los efectos positivos de la aplicación del aprendizaje cooperativo. En ellos, indirectamente, refleja cómo el aprendizaje cooperativo es una estrategia educativa eficaz y concreta para desarrollar directamente, por el simple hecho de aplicarlo, las tres últimas competencias básicas: social, autonomía personal y aprender a aprender…

El libro se cierra con unos anexos de bibliografía citada y bibliografía comentada, y con una propuesta concreta de técnica de aprendizaje cooperativo en un tema de Historia del Arte: El prerrománico asturiano.

- 9 ideas clave. El aprendizaje cooperativo. Pere Pujolás Maset. Editorial GRAO. 2008.

Este es un libro muy completo para entrar en el aprendizaje cooperativo. Su autor lleva muchos años en la divulgación de esta estrategia.

Cada autor que desarrolla el aprendizaje cooperativo parte de una motivación inicial diferente. Pujolás Maset dedica dos ideas (capitulos) a motivar el aprendizaje cooperativo desde la integración de todo alumno en el aula, el concepto de escuela y aula inclusiva. Otros autores motivan la estrategia del aprendizaje cooperativo desde la conflictividad y la falta de motivación entre el alumnado actual.

Enunciamos las 9 ideas del libro:

1. Las escuelas y las aulas inclusivas son imprescindibles para configurar una sociedad sin exclusiones: Las escuelas con una orientación inclusiva -que conlleva una estructuración cooperativa del aprendizaje- representan el medio más eficaz para combatir las actitudes discriminatorias, crear comunidades de acogida, construir una sociedad inclusiva y lograr la educación para todos.

2. Hay que saber gestionar la heterogeneidad de un grupo de clase, en lugar de ignorarla y reducirla:  La heterogeneidad es algo inherente a la naturaleza humana. Pretender combatirla, anularla e, incluso, reducirla, es inútil. Es más útil buscar la forma de gestionar la heterogeneidad, en lugar de pretender una homogeneidad imposible.

Cada una de estas ideas o capítulos tiene al final un apartado de experiencias descritas y de bibliografía comentada que da mayor valor a la teoría desarrollada en el capítulo.

Valora en el siguiente capítulo los cambios radicales que supone aplicar el aprendizaje cooperativo: cambios en la actividad de clase, cambios en la intención o finalidad con la que trabajan los alumnos y cambios en el rol del profesor. Aporta cuadros sencillos que, de un golpe de vista, ilustran la teoría que se está exponiendo, y también ejemplos concretos.

3. Introducir el aprendizaje cooperativo equivale a cambiar la estructura de aprendizaje en el aula: El aprendizaje cooperativo no es simplemente un recurso que pueda utilizarse, o no, en función de lo que enseñamos o pretendemos conseguir, sin cambiar la estructura fundamental del aprendizaje. El aprendizaje cooperativo forma parte de esta estructura fundamental, e introducirlo en el aula supone hacer cambios substanciales en ella.

Hay que destacar también que este autor recurre con frecuencia a la web y a las publicaciones de Spencer Kagan para presentar ejemplos y actividades concretas de aprendizaje cooperativo, como lo estamos haciendo en este blog (Cooperative Learning, de Spencer Kagan. http://www.cooperativelearning.com. http://www.LauraCandler.com). Por ejemplo, en este capítulo recurre a estructuras cooperativas descritas en este blog (traducidas de Kagan) para “hacer grupo o clase cooperativa”

4. La cohesión del grupo es una condición necesaria, pero no suficiente, para trabajar en equipos cooperativos dentro de la clase: Para poder trabajar en equipo dentro de clase -igual que para aprender, en general-, para que las alumnas y los alumnos estén dispuestos a ayudar a la hora de aprender, es muy importante que el “clima” del aula sea favorable y que el grupo esté mínimamente cohesionado. La cohesión del grupo es una condición necesaria, pero no suficiente, para estructurar la actividad de forma cooperativa.

En la siguiente idea o capítulo ofrece estructuras para trabajar en clase cooperativamente, desde la forma de colocar los sitios o pupitres hasta las actividades concretas para obligar a trabajar cooperativamente dentro del grupo.

5. Las estructuras cooperativas aseguran la interacción entre los estudiantes de un equipo: La simple consigna de que los escolares deben hacer algo, no solos, sino en equipo, no es suficiente. Las estructuras cooperativas aseguran la interacción entre los estudiantes en el trabajo de equipo.

Las dos ideas siguientes están muy relacionadas con la eficacia que introduce el aprendizaje cooperativo en la adquisición de competencias básicas, sobre todo las tres últimas, transversales e interdisciplinares: competencias social y ciudadana, competencia para aprender a aprender y autonomía e iniciativa personal. El resto de competencias potencian sus posibilidades al desarrollarlas en grupo. Pensemos también en la competencia de la información y competencia digital, en especial todo lo relacionado con el mundo de las redes sociales, que ya hay experiencias de enseñanza-aprendizaje aprovechando esta nueva posibilidad (Aprendizaje con Redes Sociales. Linda Castañedo Quintero. Editorial MAD. Eduforma. 2010), un ámbito de desarrollo del aprendizaje cooperativo y colaborativo.

6. El aprendizaje cooperativo es también un contenido que hay que enseñar: Para enseñar de forma sistemática a trabajar en equipo hay que hacer algo más que trabajar en equipo. El trabajo en equipo no sólo es un recurso para enseñar, sino también un contenido más que los escolares deben aprender.

7. El aprendizaje cooperativo facilita y potencia el desarrollo de algunas competencias básicas: Trabajando en equipo dentro de la clase se aprenden muchas cosas de las que inicialmente pretendemos enseñar. No sólo se desarrollan habilidades relacionadas con la competencia ciudadana, en general, y el trabajo en equipo,  en particular, sino muchas otras relacionadas con las competencias comunicativas y metodológicas.

8. El grado de cooperatividad de un equipo depende del tiempo que trabajen juntos y de la calidad del trabajo en equipo:  Los equipos cooperativos favorecen el aprendizaje cooperativo de todo el alumnado y deel desarrollo integral de todas sus capacidades. Pero que el aprendizaje cooperativo sea efectivo depende de la cantidad de tiempo  que los alumnos trabajen en equipo y de la calidad de dicho trabajo.

9. El aprendizaje cooperativo es una forma de educar para el diálogo, la convivencia y la solidaridad: El trabajo en equipos cooperativos es un marco ideal para aprender a dialogar, a convivir y a ser solidario. Si descubrimos esto y lo constatamos en la práctica docente, seguramente seremos más persistentes y constantes a la hora de estructurar de forma cooperativa el aprendizaje en el aula, a pesar de las dificultades y problemas que conlleva.

- El ABC del aprendizaje cooperativo. R. Ferreiro y M. Calderón. Editorial Trillas. Eduforma. 2006.

Este libro parece la publicación de un curso  impartido por estos dos profesores en diez sesiones o capítulos. Con ello estoy destacando el carácter divulgador, asequible y práctico del mismo. En cada capítulo se desarrollan unas breves ideas de los temas más importantes del aprendizaje cooperativo, y al final de cada capítulo aparece una actividad de grupo o reflexión para la comunidad de aprendizaje. Esto último es un dato importante, la comunidad de aprendizaje, porque en este libro no sólo se explica el aprendizaje cooperativo como una estrategia o metodología concreta para dar clase, sino también como un nuevo modelo de entender toda la actividad educativa: “El perfeccionamiento educativo es un proceso de mejora permanente que busca la excelencia, lo que implica el desarrollo profesional de maestros, directivos y administrativos escolares. Ello exige a su vez el desarrollo personal y el trabajo cooperativo de todos aquellos que de una u otra forma participan en el proceso educativo:padres, comunidad, consejeros, alumnos. Esta manera de trabajar en la escuela hace posible tanto el desarrollo del talento individual como el de los equipos“.

Para nuestro grupo de aprendizaje cooperativo este libro es un buen instrumento para comenzar a entenderlo y aplicarlo. Tiene el pequeño problema de que no están adaptadas algunas expresiones al habla común en España, porque los autores son latinoamericanos, y algunos términos que utilizan pueden resultarnos chocantes. Pero esto es algo anecdótico.

Destacamos algunos elementos de interés:

En primer lugar, el proverbio de Confucio de la página 11 con el que inicia el libro, que se resume en la famosa máxima: “Si alguien te pide de comer, no le des un pez, dale una caña y enséñale a pescar

Los cuatro primeros capítulos son introductorios y epistemológicos, para explicarnos el origen histórico y conceptual de esta estrategia pedagógica: Antecedentes, Justificación, Conceptualización y Base científica del Aprendizaje Cooperativo.

Los capítulos 5 y 6 describen los principios del aprendizaje cooperativo y la función del maestro mediador. Ambos bien detallados e ilustrados.

Considero que el capítulo 8 es el que más nos interesa, además de ser el más extenso del libro. Presenta las técnicas, métodos y programas. Apartados del capítulo: La formación de grupos, el manejo de la disciplina en clase, las técnicas y métodos, donde detalla 19 estructuras de aprendizaje cooperativo para dinamizar la clase (sería interesante hacer un archivo donde  entren, sin repetir, todas las técnicas o estructuras de aprendizaje cooperativo que ofrecen los libros comentados en el blog). Y, por último, la propuesta que afecta a toda la comunidad educativa: ¿cómo se establecen comunidades de aprendizaje? Este tema excede nuestros intereses, pero podemos aludir alguna publicación y alguna experiencia cercana:

  • Comunidades de Aprendizaje. Ramón Flecha y Rosa Larena. Fundación ECOEM. Sevilla 2008 (este libro lo comentaremos en otra cocasión).
  • II Simposium de Educación. Escolapias… Cullera 2010: “Tertulias literarias en familia” de Ana Cordero, del colegio de Vitoria. Una experiencia concreta del movimiento de Comunidades de Aprendizaje.

En las páginas 93-94 enumera las actividades de las comunidades de aprendizaje, un proyecto de colegio para extender la filosofía del aprendizaje cooperativo a la totalidad de la vida escolar. (A tanto, nosotros no pretendemos llegar)

Otros libros que comentaremos:

- Estrategias didácticas del aprendizaje cooperativo. Ramón Ferreiro. Editorial Trillas. Eduforma. 2006.

-Cooperative Learning. Spencer Kagan. Kagan. 1994.

- Del acoso escolar a la cooperación en las aulas. María José Díaz Aguado. Pearson-Educación.2006.

- La escuela contra el mundo.

About these ads

Responses

  1. hola, es muy interesante tu blog, te cuento que estoy haciendo mi tesis de licenciatura en psicologia y el tema que elegi es “aprendizaje cooperativo y hablidades sociales en el aula”. Queria preguntarte donde conseguiste estos libros porque a mi se me esta haciendo muy dificil encontrarlos. muchas gracias!!

    • Perdona por haber tardado tanto en contestarte. Mira, todo lo que consigo aquí en España, en Madrid, Salamanca… No ha sido de golpe, sino poquito a poco y de modo casual. Primero cayó en mis manos el “Cooperative learning” en inglés de S. Kagan, porque un colegio se metió de lleno en AC y compraron varios ejemplares. No lo he visto en librerías aquí en España. Los libros de Ramón Ferreiro Gravié se publican en la editorial Trillas Eduforma que tiene sede en México y en Sevilla, pero se pueden encontrar en librerías especializadas en Psicología y Pedagogía. Los demás son de editoriales conocidas en Madrid, religiosas como CCS o PPC, o editoriales de temas educativos como Grao o Pearson. Los libros de otros autores norteamericanos del AC como Jonhson… están en Paidós. Tengo dos libros nuevos de AC uno, fácil de conseguir en Madrid, en Alianza Editorial, hecho por el grupo de AC de la Universidad de Alcalá de Henares, Aprendizaje Cooperativo en las Aulas, coordinado por Juan Carlos Torrego y Andrés Negro, y otro, que es difícil encontrar si no acudes a las fundaciones que lo editan: Alumnos con Altas Capacidades y Aprendizaje Cooperativo editado por la Fundación SM (editorial religiosa) y por la Fundación Pryconsa (que es una empresa de construcción aquí en Madrid).
      Espero que esta información te ayude algo a conseguir estos libros.
      Un saludo. Juanma


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: